LENTES DE CONTACTO

 

Las lentes de contacto (también conocidas como lentillas) son unas lentes correctoras o cosméticas que se colocan en el ojo, concretamente sobre la capa lagrimal que cuida y lubrica la córnea. Estas lentes son un producto sanitario y deben cumplir todos los requisitos de estos.

Las lentes de contacto son una alternativa a las gafas graduadas. Es una especialidad de la optometría que está en constante evolución. Tienen ciertas ventajas frente a las gafas graduadas, como mayor campo visual, libertad de movimiento y razones estéticas. Para muchas actividades, como el deporte, son más cómodas que las gafas.

 

En Óptica Estilo, tienen un proceso de adaptación personalizado, nuestros contactólogos son los encargados de evaluar los aspectos visuales y de salud ocular para el uso correcto de las deseadas lentes de las contacto.

 

Existen diferentes tipos de lentes de contacto:

BLANDAS

Con ellas buscamos la comodidad y la estética. El uso puede ser diario y las hay de reemplazo diario, mensual o anual. Son fáciles de mantener, se ponen de manera sencilla y no suelen causar molestias. Ideales para practicar deporte. En los últimos años, han evolucionado muchísimo incorporando materiales como el hidrogel de silicona, permitiendo el paso de oxigeno a través de la lente para nutrir la córnea. Con dichas lentes se pueden corregir problemas como la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo o la presbicia.

 

RÍGIDAS GAS PERMEABLE

 

Son más pequeñas y consistentes que las blandas. Son duraderas y su mantenimiento resulta muy sencillo. Si la prescripción óptica no cambia, se pueden usar las mismas lentes durante un período que suele oscilar entre los seis meses y los dos años. Al principio, pueden parecer un poco menos cómodas que las blandas, por lo que se necesitará un tiempo de adaptación más largo que las anteriores.

Recomendadas para personas con refracciones altas que no puedan usar lentes blandas, obteniendo una gran calidad de visión.

 

COSMÉTICAS

 

Sirven para cambiar la apariencia de nuestros ojos. Cada vez más gente utiliza lentillas de fantasía para sus disfraces. Existen en infinidad de formas y colores.

 

TERAPÉUTICAS

 

Se utilizan para proteger los ojos enfermos, a modo de “vendaje ocular” ayudando a su curación.

Los nuevos avances y la innovación en la fabricación de las lentes de contacto han hecho que cada vez sean más cómodas y seguras de usar. Antes de utilizar lentes de contacto debemos de estar bien asesorados. En Óptica Estilo le ayudaremos a elegir las lentes de contacto más adecuadas para su caso y, por supuesto, las que mejor se adapten a su forma de vida. Todo ello será posible, porque trabajamos con los principales fabricantes en lentes de contacto, de forma, que tendrá la absoluta seguridad de que la lente de contacto que lleva puesta  es la que mejor se adapta a sus ojos.

 

MANTENIMIENTO DE LENTES DE CONTACTO

 

Las lentes de contacto son productos sanitarios y es de vital importancia dedicarle especial cuidado a su mantenimiento. En Óptica Estilo le aconsejaremos sobre los productos de mantenimiento más adecuados para su limpieza y conservación.

Además le ayudaremos a que las lentes de contacto sean lo más confortables posibles, siguiendo los consejos  de nuestros ópticos-optometristas:

 

- Respetar el período de uso según sean diarias, mensuales o anuales.

- No utilizándolas más del tiempo recomendado. Anote las fechas de reposición y pídalas con antelación.

- Manéjelas con cuidado, aconsejamos manipularlas con suavidad y desechar la lente en caso de que se rompa.

- Nunca comparta sus lentes de contacto.

- Cada vez que vaya a limpiar sus lentes de contacto utilice una dosis nueva de solución de limpieza.

- Nunca las limpie con agua del grifo. El agua corriente puede llevar patógenos y bacterias que pueden causar infecciones.

- Para su limpieza frote las lentes de contacto con solución nueva durante 5-20 segundos utilizando las yemas de los dedos. Aclárelas de nuevo con solución de limpieza.

- Mantener limpios los estuches portalentes es importante. Deséchelo cuando sea necesario.

- Evitar dormir con lentes de contacto que no sean de uso prolongado.

COMPARTIR